El Museo Etnológico de la Huerta en otoño

El Museo Etnológico de la Huerta en otoño

Pasear en otoño con mi cámara por lugares tan cercanos y recónditos como el Museo etnológico de la Huerta de Alcantarilla es un placer. Esta estación y sus hermosas paradojas es muy inspiradora. El museo etnológico de la huerta de Alcantarilla es un enclave muy atractivo y al mismo tiempo poco visitado, la estación de otoño ofrece al visitante, en este pequeño y acogedor espacio, un lugar de atractiva calma, incrementado por la mas famosa de las joyas de esta ciudad, la rueda de Alcantarilla, se utilizaba para poder regar las tierras de la zona alta de este Municipio. Para entender la utilidad e importancia de la rueda no hay que olvidar, el cercano acueducto que traslada gran parte del agua hasta la cercana noria. Se trata de un acueducto compuesto de 25 arcos de los cuales algunos ya están desaparecidos. La rueda actual cuenta con 72 cangilones, 36 en cada corona. Estas piezas están huecas y son los encargadas de coger el agua y vaciarla después en el canal que desemboca en el acueducto.

El museo está compuesto por una idea general que pretende ser: Etnología, Agricultura, Antropología y la cultura del Agua. Comprende 6 elementos principales: Las Barracas y el hábitat huertano, la Rueda o Noria ancestral y airosa, el Museo propiamente dicho, con trajes, utensilios, cerámica, y diversos objetos huertanos en varias y organizadas salas, que se han visto totalmente remodeladas y ampliadas; la Hidrología, con acequias, brazales, etc., junto con los huertos y sus alrededores mimosamente cuidados. En 1982 se declara el conjunto Patrimonial del Museo de la Huerta (Acueducto, Rueda y Museo Etnográfico) como Monumento Histórico Artístico Nacional

 

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.